El otro día os lo dije en Facebook, tenía un dia rojo, en alusión a la película Desayuno con diamantes y esos días rojos que aludía Holly. Por eso se me ha ocurrido contaros anécdotas de la película que seguramente no conocéis... no en vano es nuestra pelicula favorita de todos los tiempos (y seguro que la vuestra)

 

-Mientras escribía el libro Truman Capote tenía en mente a Marilyn Monroe y la actriz tenía la intención de participar en el proyecto sin embargo su profesor de teatro, Lee Strasberg, le dijo que interpretar a una "acompañante" no sería beneficioso para su imagen. Audrey Hepburn siempre consideró que ella había sido elegida erróneamente y Capote al parecer nunca la aceptó... lo que hay que saber ¿verdad?

-El personaje del amante brasileño lo interpreta Jose Luis de Vilallonga, sí, el que conoces. Fue su amistad con Audrey lo que le llevó a dicho papel... leyendo sus memorias, que os recomiendo, dice que durante aquella época vivió en casa de Audrey y Mel Ferrer pero que tuvo que irse porque...se moría de hambre (por lo poco que comían)

-¿Sabías que el personaje de Paul Varjack era interpretado por el que después fue Hannibal del equipo A? Ah... y él no era el elegido , primero se lo pidieron a Steve Mcqueen.

-En la primera escena de la película, en la que Holly se baja del taxi y desayuna frente a Tiffany, había cientos de personas observando tras las vallas de producción. Audrey Hepburn estaba tan nerviosa  que no era capaz de hacer una toma de forma correcta. Por cierto, Tiffany me decepcionó cuando lo conocí  ¿a vosotros?

-Aunque no lo parezca, Audrey luce el vestido negro de Givenchi hasta en cuatro ocasiones a lo largo de la película, cambiando solamente los accesorios para darle un aspecto diferente.

-Mickey Rooney, que interpreta al gruñón vecino Mr. Yunioshi entró en la película de forma casual. Blake Edwards, director de la cinta, estaba comiendo con Rooney en un restaurante muy elegante de Hollywood cuando Rooney se quejó por la forma en la que se había mezclado su ensalada y procedió a explicar la forma "correcta" de realizarlo. A Edwards le pareció tan divertido que incluyó un personaje para Rooney. Sin embargo Edwards acabaría arrepintiéndose de su decisión. En 2006 declaró que en su día no se había parado a pensar sobre las implicaciones que tenía el que un actor blanco interpretase a un japonés

Templates Joomla 3.3 BIGtheme.net